Saltar al contenido

Moler café: ¡todo un arte!

Moler café no es solo colocar los granos en un molinillo y pulverizarlos. Al menos no para beber un buen café, de esos inolvidables que a lo largo de la vida hemos tenido la suerte de probar.

Si bien hay excelentes marcas que venden el café ya molido, los expertos recomiendan –para tener una experiencia cafetera por todo lo alto– molerlo justo antes de prepararlo, exactamente igual que lo hacen en los bares y cafeterías.

moler cafe
Café recién molido para un sabroso expresso

Comprar café en grano garantiza que los aromas y las propiedades de este elixir de los dioses permanezcan por más tiempo intacto, ya que la oxidación se retrasa considerablemente.

Para ello, elige un café cuyo tueste haya sido en las últimas dos semanas o un mes desde la fecha en que lo compras, así el café tendrá el aroma perfecto y el sabor ideal.

Aparte de comprar el café en granos, saber moler café es tan importante como la calidad, ya que podrás sacarle mucho más partido.

Tipos de molinillo para moler café

Molinillos de cuchillas

Los hay de los más básicos con cuchillas, que muelen el grano de manera inconsistente. Estos cortan el grano de forma desigual por lo que quedan partículas finas y más gruesas de café, que al ser expuestas al agua caliente no se humedecen de la misma forma y te dan un café desequilibrado.

Estos básicos tienen un ajuste de molienda universal y una sola velocidad de trituración, lo que significa que con ellos no puedes preparar otros tipos de café. Además, el motor se sobrecalienta y esto afecta el sabor final.

Molinillos de muelas (o fresas)

Estos permiten que muelas el grano con más precisión, no importa si son eléctricos o manuales; puedes seleccionar distintos niveles de molienda. Este molinillo muele el café uniformemente y las partículas se humedecen por igual.

Las muelas pueden ser cónicas o planas y no hay gran diferencia entre ambas (tal vez el precio, las planas con más económicas), y de acero inoxidable o cerámica, ambos materiales garantizan que el grano no se caliente demasiado.

Cómo ajustar la molienda para preparar distintos cafés

Molienda fina

La molienda fina se utiliza para preparar moka italiana y café espresso o ristretto. La textura del grano de café es como la sal de mesa. El café, por supuesto, saldrá intenso y concentrado.

Se preparan también los macchiato o cortados, que tienen más café y apenas un chorrito de leche, que los “mancha” o los “corta” (de allí sus nombres).

Molienda media / fina

Se utiliza para cafeteras por goteo y con filtro. El café sale mucho más suave.

Molienda media

La textura es un poquito más gruesa que la sal de mesa, y se usa sobre todo en lo que se conoce como prensa francesa. Como la única presión que utiliza es el agua caliente, se necesita que el grano no sea tan fino. El café así preparado no saldrá muy concentrado ni amargo.

Molienda gruesa

Se utiliza sobre todo para cafeteras que utilizan filtro. Cuando la textura es más gruesa, se necesita más tiempo para extraer el aroma y el sabor del café, y no será tan intenso como un espresso.

Ya sabes, cuando quieras moler café en el molinillo de tu cafetera automática, ajusta bien la molienda para obtener el café que estás buscando.